Hacer ejercicio durante el embarazo es importante para que tu cuerpo se mantenga activo y no subas mucho de peso. Además, durante este etapa te ayudará muchísimo, para que tú y tu bebé gocen de excelente salud.

Una de las actividades o deportes más recomendados durante el embarazo es la natación, ya que al estar en el agua, el peso se reduce, con lo cual evitarás  lesiones.

Practicar natación durante el embarazo puede ser una actividad física muy divertida y beneficiosa para ti y tu bebé. Sin embargo, tu médico necesita autorizarlo, y  siempre deberás realizarlo de forma relajada, tranquila y sin forzar ningún tipo de movimiento.

Beneficios de practicar natación durante el embarazo

Llevarás un embarazo más tranquilo y relajado

El parto tendrá una duración corta

Reduce la posibilidad de complicaciones: diabetes o hipertensión

Te ayudará a equilibrar la temperatura corporal

Alivia la presión en el área pélvica y nervio ciático

Disminuye la posibilidad de presentar hemorroides

Mejora la tonificación muscular, fuerza y movilidad

Tu respiración y ventilación pulmonar mejorará

Mejora la circulación sanguínea y por lo tanto, evitarás los pies hinchados

Dormirás de forma placentera